10 de febrero de 2012

Metafísica - Los Maestros Encarnados


Que la bendición de Oxalá y de las 7 líneas de Umbanda descienda sobre ustedes e ilumine sus conciencias hacia la elevación espiritual.

Amados hermanos, ya les he hablado de los Maestros de Oscuridad y de los Maestros de Luz, pero no les he hablado todo de como ellos se manifiestan en sus vidas.

Ya hemos platicado que todo lo que ustedes son se proyecta hacia el entorno en que ustedes viven y atraen a sus vidas energías afines a sus niveles vibratorios; esto aplica para todo, no existe nada en sus vidas que no haya sido atraído por ustedes en un nivel consciente o inconsciente, siendo este último el más común y, a la vez, el más difícil de detectar.

Los Maestros, tanto aquellos de Luz como de Oscuridad, se manifiestan ante ustedes de múltiples maneras, pero hoy quiero hablarles de una muy particular: las personas que les rodean.

Es a través de las personas con quienes ustedes conviven que la irradiación de la energía de los Maestros de Oscuridad y de Luz se hace presente, además de la irradiación que reciben ustedes de manera directa.

Es así que, cuando a sus vidas llega una persona que los hace perder sus casillas, es la energía de los Maestros de Oscuridad que está poniendo a prueba su tenacidad y autenticidad de atravesar las aguas pantanosas para llegar a la sublime belleza de los páramos de Aruanda.

Aquellos que ustedes, desde la óptica aún basada en el ego, determinan de enemigos, son guardianes que ponen a prueba sus intenciones de elevación de conciencia y renunciamiento a reaccionar desde el ego para comenzar a responder desde el espíritu.

Es por ello que, sabiendo que ustedes mismos atraen a estos hermanos encarnados que son influenciados por los Maestros de Oscuridad, no deben buscar afuera la confrontación con ellos para buscar vencerlos mediante la batalla directa, sino que deben recluirse hacia dentro de ustedes mismos para responder mediante el amor y actuar en consecuencia a esto, renunciando a la venganza y a las acciones destructivas que por años han regido en el mundo, producto del ego.

De la misma manera, los Maestros de Luz envían sus irradiaciones hacia las personas que llegan a la vida de ustedes como guías y sanadores que les pueden ayudar a encontrar sus caminos respectivos, son seres que han jurado servicio hacia las fraternidades de luz y que han elegido un camino determinado para ayudar a los hermanos encarnados y desencarnados que sientan afinidad por ese camino.

Obviamente estos hermanos son más agradables para ustedes que los otros que los confrontan con sus demonios internos, pero la misión de ambos es la misma: ayudarles en su proceso de despertar.

Antes de encarnar ustedes crean contratos y pactos con otros espíritus que, desde sus comunidades, acuerdan con ustedes actuar y brindarles la ayuda que ustedes necesitan para crear una catarsis en sus vidas que les llevarán al despertar de la conciencia que han anhelado por diversas vidas en las que han venido a encarnar a este plano.

El valor de estos seres que acceden a ser maestros de oscuridad o confrontación ante ustedes y que firman un pacto que hará que ustedes se remuevan en sus cimientos y replanteen sus vidas juega un papel muy importante en la evolución, y siempre se presentan de la mano de maestros de luz que actúan para nivelar la energía y no perder el equilibrio.

Sin embargo, la decisión de tomar uno u otro camino siempre está en la conciencia individual y el fracaso que ustedes perciben a nivel espiritual y que nosotros denominamos de experiencias y aprendizaje, los lleva a estancarse en una actitud de víctima que se sume en un estado depresivo del cual, por más intentos que los Maestros de Luz hacen por irradiar energía de sanación e influir sobre espíritus encarnados para que sean de ayuda para ustedes, estos no funcionan y el ser humano decide pasar su vida en un estado de confort, aunque este confort sea sufrimiento y dolor.

La rueda del karma puede durar tanto como ustedes lo decidan, al momento en que inician un despertar de conciencia estarán abriendo la puerta que los llevará a no tener que rencarnar por fuerza y a la decisión de ejecutara misiones cada vez con más elevación de conciencia.

Sin embargo, aquellos hermanos que aún están ciegos a la espiritualidad y basan su felicidad sólo en la satisfacción del ego, encuentran un espejo de sus vidas en el lado de allá de la vida, es decir, una vez que desencarnan ven manifestadas sus emociones más fuertes y estas, habitualmente son sus temores, pues las emociones más sutiles están por encima de su alcance y se ven inmersos en sus miedos y deseos frustrados que se presentan una y otra vez en sus vidas.

Estos hermanos están ciegos ante la espiritualidad y no son capaces de percibir su cambio de estado, muchos de ellos son utilizados por los Maestros de Oscuridad para “atormentar” a otros hermanos encarnados y desencarnados que vibran aún en una frecuencia vibratoria afín a sus energías e influencias.

Estos hermanos son quienes efectúan obsesiones y estimulan los vicios en las personas, tanto aquellos que empobrecen el cuerpo físico, como aquellos que enturbian el alma.

Es muy importante que los maestros de luz encarnados en la Tierra eleven sus oraciones y plegarias por estos hermanos que, inmersos en la oscuridad, sufren de un constante martirio equivalente al descrito en las escrituras que hablan sobre los infiernos y el fuego eterno, pues, aunque no es eterno, así lo parece, pues el dolor es infinitamente más fuerte y constante que cualquier dolor que se pueda experimentar durante el periodo de encarnación.

Es menester de los maestros de luz el trabajar para brindar ayuda a estos hermanos y ayudarles a entender que es sólo a través del trabajo del perdón que se consigue liberar ese dolor intenso.

Ojalá y todos los hermanos que viven en la sombra del rencor abrieran sus sentidos a las oraciones de los maestros de la luz y de las irradiaciones de los Maestros de la Luz, pero esto no es así, y sólo se puede ayudar hasta donde la energía de esos seres lo permita, pues aún sus consciencias están muy entorpecidas por el mandato del ego en sus vidas.

Estos hermanos, al momento de su rencarnación, son jalados por una fuerza que los lleva al vientre materno y los asigna a un nuevo cuerpo físico, sin haber tenido la oportunidad de haber pasado por un tratamiento espiritual que los haya preparado para la nueva encarnación, sin embargo, esto tiene que ser así, pues es a través de la vida encarnada, que se obtienen las experiencias más fuertes que permiten que el alma avance en su escalada de conciencia hacia la evolución y el contacto divino.

Muchas veces estas encarnaciones dolorosas corresponden a deudas kármicas no sólo del alma encarnada, sino también de la familia en que encarna, reuniendo a viejos conocidos con lazos energéticos que ante los ojos espirituales son tan fuertes como cadenas de acero y que jalan a través del plexo solar a uno y otro espíritu.

Sólo a través del aprendizaje espiritual, del correcto comportamiento y la depuración de defectos y vicios se consigue el acercamiento al mundo espiritual sutil, aunque existen herramientas que ayudan a los espíritus encarnados a liberarse de pesadas deudas que no les permiten avanzar.

De estas herramientas les hablaré en mi próximo envío.
Saravá – Namasté – Shalom
Pai Joaquim das Almas de Angola